Defendiendo plan de descarbonización

Imagen: Emol

Imagen: Emol

Durante el fin de semana, la ministra de Energía, Susana Jiménez, salió a defender el plan de descarbonización de la matriz energética chilena, presentado el 4 de junio pasado, y que en concreto busca cerrar gradualmente las 28 termoeléctricas que existen actualmente en Chile y que utilizan el carbón como materia prima, con plazo máximo de 2040 (ocho cerrarán para el año 2024). Ante las voces escépticas, Jiménez aseguró que “no va a afectar la seguridad del suministro ni el costo de la energía", y justificó el retiro de plantas en vez de la reconversión a gas natural: “retiro significa bajar al 2040, en régimen, de 30 millones de toneladas de emisiones CO2 a 4 millones. Si yo las reconvierto a gas, es verdad, se reducen las emisiones, pero no a cero”. Mientras el desafío a futuro es que Chile sea carbono neutral en el año 2050, ya cerraron dos centrales a carbón: las unidades 12 y 13 de Tocopilla, pertenecientes a Engie, operativas desde la década de 1980.

TAGS Jiménez y retiro de centralesdescarbonización

Rodrigo Ansaldo